Carta Pública al Papa Francisco: una Asamblea por la vida en la Tierra

El Papa Francisco atento a los signos de los tiempos, sabe reaccionar ante ellos sea con gestos innovadores, sea con palabras que le brotan del corazón. Una urgencia sentida por muchos cristianos y no cristianos es que tenemos que preocuparnos por el futuro de la vida, pues las bases que la sustentan están siendo destruidas. Se pide al Papa que convoque, junto con otros líderes religiosos, una Asamblea, una especie de Concilio Ecuménico para que las Iglesias y religiones se comprometan, a partir de su reserva de espiritualidad y de valores morales, en la defensa de la promoción de la vida, de la Madre Tierra, de los ecosistemas y especialmente de aquellos más amenazados que son los pobres y los marginados. Pedimos que se sumen más y más personas para que nuestra petición gane peso y fuerza y pueda impresionar al Papa Francisco para que, iluminado por el Espíritu, tome esta decisión. No tenemos mucho tiempo: Lboff

******************************
Carta Pública al Papa Francisco: una Asamblea por la vida en la Tierra

Carísimo Papa Francisco,

Nosotros, los cristianos abajo firmantes, así como personas de otras religiones y personas de buena voluntad, le dirigimos esta carta pública con una petición muy especial. Nos gustaría que Usted convocase un evento global, como una Asamblea, para la defensa de la vida en la Tierra.

Hoy la vida está herida de muerte por el hambre (900 millones de personas en el mundo), por la sed (1200 millones de personas no tienen agua limpia para beber todos los días y 2400 millones carecen de saneamiento básico), por  las guerras, por la destrucción del medio ambiente (suelos, agua, biodiversidad, aire) y, sobre todo, se cierne sobre la humanidad y sobre todas las formas de vida la amenaza asombrosa de los cambios climáticos. Como dice el  Documento de Aparecida, estamos atravesando no solo una época de cambio, sino un cambio de época (DAp 44). Una sociedad consumista y depredadora como la actual no es futuro para el conjunto de la humanidad.

Cuando Dios creó el mundo entregó la Tierra a los hombres y mujeres para que nosotros “la cultivásemos y guardásemos” (Gen 2,15). Después del diluvio, cuando Noé salió del Arca con sus familiares y todos los animales que estaban en ella, Dios hizo con ellos una alianza primordial, diciendo: “por mi parte voy a establecer una alianza contigo y con tu descendencia, con todos los seres vivos que están con vosotros, aves, animales domésticos y salvajes, en fin, con todos los animales de la Tierra que salieron con vosotros del arca” (Gen 9, 9-10). El propio apóstol Pablo nos dice que “también la misma creación espera ser liberada de la esclavitud de la corrupción, en vista de la libertad que es la gloria de los hijos de Dios”  (Rom 8, 21). Por tanto, Dios ama todo lo que ha creado y nos ha dado el mandamiento de cuidar de su creación.

Los pueblos tradicionales y originarios y, últimamente, los científicos han denunciado que todas las formas de vida corren peligro sobre la faz de la Tierra. Sin embargo, no existe una respuesta a la altura del desafío de este momento de la historia por parte del mundo político y económico. Como Usted mismo ha dicho, no podemos aceptar pasivamente la globalización de la indiferencia.

Usted tiene autoridad moral y espiritual ante toda la humanidad para convocarla a este urgente debate y aún más urgentes acciones. Le hacemos esta petición como una forma de contribuir a la efectividad de sus gestos, los cuales nos interpelan a una postura de cuidado y de protección de la vida amenazada. Gestos estos expresados en la ida a Lampedusa, en la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil, en la visita a los inmigrantes en Italia, o en el ayuno contra las guerras. En caso de que usted convoque una Asamblea para defender la vida en su plenitud, no sólo para oír a los especialistas, sino también a los pueblos originarios impactados por la destrucción de su ambiente, a los afectados y refugiados por los cambios climáticos, a las víctimas del hambre y de la sed, ciertamente gran parte de la humanidad atenderá con prontitud este llamamiento.

Es lo que los abajo firmantes también esperamos. Con respeto y un abrazo fraterno, en el espíritu de san Francisco de Asís, en comunión con todas las formas de vida y toda la humanidad, confirmamos nuestra petición.

Brasilia-DF, 16 de septiembre de 2013

Nota: Pueden enviar su adhesión a magalhaes@caritas.gov.br ou para robertomalvezzi@oi.com.br

9 comentários sobre “Carta Pública al Papa Francisco: una Asamblea por la vida en la Tierra

  1. Boff, cree ud. que los dichos cambios climaticos son totalmente mensurables y antropogénicos? La Climatologia es una ciência aún en desarollo dónde hay muchisima incertidumbre. No se sabe al cierto sobre ciclos solares, lunares y otros que también afectan al clima global. Hay historico de glaciaciones y otros fenómenos no atribuibles a los hombres, en el pasado reciente de la humanidad. Según se dice, el ultimo tardiglacial ocurrió no tan lejos de hoy, en términos geológicos: entre 10 y 13 mil años atrás y, como se sabe, no es creditable al hombre …

    Curtir

  2. Mi nombre Lourdes Badillo, mexicana cristana católica, también firmo la petición, nuestra madre tierra esta maltratada, quien conoce a Cristo no puede guardar silencio ante la injusticia

    Curtir

  3. De acuerdo, mi familia vive en un lugar donde sufren la falta de agua, al igual que muchos otros hermanos y hace falta un urgente llamado de atención

    Curtir

  4. Reitero mi apoyo expresado en el texto de la Carta, en portugués
    silvianomartinez Link Permanente

    25/09/2013 2:29

    “O Senhor tem autoridade moral e espiritual perante toda a humanidade para convocá-la a este urgente debate e ainda mais urgentes ações”. Efectivamente, dónde podríamos encontrar una persona con la suficiente autoridad moral, espiritual, en el nivel universal, como el Papa Francisco. Creo entender que el mismo secretario general de la ONU lo calificó, a nuestro Papa, como la máxima autoridad moral del mundo. Por lo tanto, él podría, hermano Leonardo Boff, con el apoyo de sus colaboradores y el apoyo de muchos católicos, cristianos y seres humanos de todas las creencias y filiaciones, encauzar ese gran movimiento de regeneración de nuestra Madre Tierra. Toma de conciencia de la situación global, pues. Nadie puede ser tan ingenuo de que habría una respuesta inmediata y masiva, a la iniciativa papal, pero al fin y al cabo se estará trabajando para que la próxima generación, la que podría sufrir las peores consecuencias del deterioro global, se encuentre con un mundo realmente nuevo. Nos parece utópico ahorita, por difícil, pero no es imposible. Cuantimás, que nos animaría o estimularía, esperamos que sin miedos, el amor a la vida, ahora amenazada en gran parte por nosotros mismos. Y, disculpe que diga esto delante de un teólogo, nos fortalece nuestra fe, débil o fuerte, en el Dios Vivo y como cristianos, la confianza en Jesucristo Liberador. Estoy de acuerdo con usted, hermano Leonardo y ojalá usted también con su gran autoridad, pueda suscitar adhesiones pre-ocupadas para exponer el asunto ante el Papa Francisco, en quien se ve, por lo que hemos visto y escuchado de él, la mano de Dios, como así lo esperamos.

    Resposta
    .

    silvianomartinez Link Permanente

    25/09/2013 3:31

    Reblogged this on LOS ALREDEDORES.

    Curtir

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s